Después de años de funcionamiento podemos decir que el proyecto que inició la Fundación Privada Putxet se ha consolidado y se ha convertido en una realidad de acogida para muchos jóvenes mayores de 18 años en situación de riesgo en nuestra ciudad. En estos años hemos acogido centenares de  jóvenes y podemos decir con satisfacción que una gran parte de ellos tiene orientada su vida con perspectivas de éxito, ya que ya tienen trabajo estable, unos parámetros de convivencia, unos hábitos de ahorro, un círculo de relaciones dentro de nuestra sociedad e, incluso, empiezan a crear sus propias familias.

 

El equipo de educadores, centro vital e indiscutido del proyecto, ha constituido y constituye el verdadero motor del mismo. Es este equipo con su personalidad y entrega el que constituye el eje transmisor de valores, de normas y de aprendizaje que quizás no han tenido muchos de los jóvenes que llegan a nuestras puertas reclamando ayuda. Gracias a estos valores estos chicos consiguen insertarse correctamente.